Fundación Colombiana para la Educación y la Inclusión Social
info@fundacionceis.org

Infancia y contexto

Posted by on mayo 26, 2016 in Opinión | 0 comments

educación, infancia, lenguaje, contexto

Infancia y contexto

Desarrollo del lenguaje en los procesos de interacción social.

Por: Andrés Felipe Sanabria Molina

Todo lo que nos rodea, nos define, nos marca, y nos hace crecer tanto en el lenguaje, como en la vida, está compuesta por una fuerte carga simbólica. Y dicha carga de simbolismos se articulan y se nutren de esos micro-universos culturales en los que los seres humanos cohabitamos. La palabra entonces, siendo la principal mediación, está presente desde antes del nacimiento para nutrir, comunicar, desear, y sobre todo, establecer esos fuertes vínculos fortalecidos por ese lenguaje simbólico entre una madre y su futuro hijo. Diría entonces que ante todo somos sujetos orales, simbolizados, en construcción permanente de nuestras subjetividades. Debido a nuestra oralidad; la palabra, insisto, es la mediación vital y constante que nos acompaña en ese recorrido permanente a través de la vida.

Si bien las palabras son formas de interacción simbólica (Rodríguez, 2002) dicha interacción está permeada por un contexto cultural que hace que se active, ya que es a través de ese tejido de relaciones humanas en que se construye el lenguaje, y su gran carga de significaciones. En ella podemos evidenciar una caricia, un susurro, una sonrisa, una lágrima, un gesto, una melodía, el juego, y todo lo que pueda caber en el contexto cultural. “La cultura es la morada del ser humano, el hombre aparece siempre desde el nacimiento hasta la muerte, rodeado por la red de formas culturales (familia, sociedad, estados, ritos, cultos, lenguaje, moralidad, arte, técnica, etc.)” Esta definición que nos regala Nohra Pabón, lo complementa, es decir, que tanto las relaciones humanas del nacimiento hasta la muerte, así como los actos culturales que nos acompañan en ese tránsito, están compuestas de un tejido, o red, que hace que una cosa sea parte de la otra.

Pabón nos dice igualmente que el lugar donde se encuentra habitualmente el hombre no es la naturaleza sino la cultura, lugar de la existencia humana, pero lo que nos hace converger en estas interrelaciones  de micro-universos culturales es el lenguaje. Pues bien, la construcción de un buen desarrollo del lenguaje, en la niñez esta dado, precisamente por las estrechas y diversas relaciones de los contextos culturales y simbólicos del niño con el entorno. Claro que esta idea ha ido madurando con el pasar del tiempo a través de los psicólogos, lingüistas y pedagogos que le han aportado; por ejemplo, Chomsky plantea que este proceso del desarrollo del lenguaje en interacción con el contexto no es absoluto, es más para él los procesos de interacción social, no son procesos formantes sino activantes, “En otras palabras, lo formante, es lo que define la forma de eso que se desarrolla, traza los caminos esenciales y define las bases, mientras lo activante se refiere a lo que facilita ese desarrollo.” En cambio lo formante para Chomsky se da desde una gramática universal y argumenta que la interacción social no es una condición a priori para su desarrollo como si lo son las facultades lingüísticas innatas del ser humano.

No obstante la defensa de los procesos de interacción social en el desarrollo del lenguaje la sostienen. Vygotsky y Bruner desde su enfoque contextualista, argumentan que el desarrollo cognitivo y el lenguaje están articulados a los procesos de interacción social. Para Vygotsky, era fundamental la generación de una conciencia social mediada por el lenguaje. Así mismo, el desarrollo de la inteligencia iba de afuera, es decir interacción social a partir de instrumentos culturales, hacia adentro, generación de conciencia social y en este juego la función del lenguaje es interpretar, representar el mundo para establecer entre otras muchas cosas, ejes de comunicación.

El eje central de su teoría estaba marcada por la zona de desarrollo próximo, vista esta como el espacio en el que un estudiante competente ayuda al menos competente a alcanzar un estado alto de pensamiento. “La zona de desarrollo próximo es la distancia entre el nivel real de desarrollo determinado por la capacidad de resolver independientemente un problema y el nivel de desarrollo potencial- determinado a través de la resolución de un problema bajo la guía de un adulto o en colaboración con un compañero más capaz.” El modelo pedagógico de resolución de problemas a partir de la aplicación de la ZDP me llama poderosamente la atención ya que en un contexto como en el que habitamos se hace necesario diseñar espacios de interacción social dentro del aula, pero a veces el hacinamiento en las instituciones, y otros factores como la pobreza, la desnutrición infantil, el desinterés de la familia por participar en los procesos de formación de los niños en algunas comunidades afectan este modelo pedagógico.

Pero volviendo al tema, para generar procesos que movilicen el desarrollo cognitivo y el fortalecimiento del lenguaje, el docente debe actuar como mediador que dispone el aula para engranar a los estudiantes en diversas situaciones que les permitan interrogarse, dialogar, argumentar opiniones, contrastar similitudes y diferencias, así como dinamizar y recuperar el sentido de la pregunta en los procesos de enseñanza y aprendizaje con los niños. Acto seguido, podríamos pensar en fortalecer este proceso a partir del concepto de andamiaje propuesto por Vygotsky. Para él, es fundamental el acompañamiento en la tarea y las actividades que permitan reforzar el concepto hasta su resolución y éxito. Igualmente plantea que los formatos son fundamentales en los procesos de refuerzo y adquisición del lenguaje en los niños porque es en el contexto comunicativo donde el lenguaje se consolida, además de inscribir al niño dentro de las convenciones sociales que lo hacen partícipe y sujeto activo en el medio que lo rodea. Convenciones como ir al baño, bañarse los dientes antes de dormir, ir a una biblioteca o a un parque hacen parte de los procesos interactivos de construcción social, pero también de fortalecimiento de su lenguaje y consolidación de su identidad.

En esa interacción parte fundamental del mediador es inscribir al niño en los modelos del lenguaje gramatical para que se genere conciencia de lo correcto y lo incorrecto para que posteriormente adecue las correcciones y los aciertos a su lenguaje. En esta línea la instrucción directa puede ser de mucha ayuda ya que facilita la incursión del niño a las convenciones sociales pero también le ayuda a interiorizar los modelos, “La instrucción directa se refiere a la enseñanza explícita y muchas veces intencional, del lenguaje a los niños pequeños. Generalmente se centra la instrucción en el aprendizaje de las convenciones sociales (saludar, despedirse, agradecer, etc) y de algunos conceptos de uso habitual, como los colores, los números o las letras.”

Para concluir entonces, los procesos de enseñanza y aprendizaje así como la consolidación y fortalecimiento del lenguaje en los niños debe estar trazada por el mediador-docente, pero también mediador-familia y las estrategias o las mediaciones utilizadas deben girar en pro de construcción de tejido social, debe generar diversas situaciones problema para que los estudiantes establezcan dialogo de saberes y se active la ZDP. Pensaría en este sentido que la mediación más importante junto con la palabra, es la literatura. El mediador no puede descuidar las relaciones artísticas ya que desde la mediación estética el estudiante puede reconfigurar el mundo, tomar partido, generar conciencia crítica, incrementar las relaciones gramaticales, fortalecer su vocabulario, pero también su discurso convirtiéndose en generadores de sentido, o como lo complementaria Pabón “Esa mediación siendo lingüística es a la vez conceptual, ya que la percepción de las cosas del mundo por parte de los humanos se hace con sentido y significado: no es la percepción simple de formas, colores u otros aspectos, sino totalidades, unidades que tienen una significación como tales, lo cual es denotado verbalmente.

Bibliografía

PABÓN, Nohra. Pensamiento, lenguaje y desarrollo. Estudio a partir de L.S. Vygotsky: Fundamentación Psicológica de una perspectiva educativa. En Pedagogía y ciencias, Universidad Pedagógica Nacional.

PARRA Rodriguez, Jaime. Crecer en el lenguaje. Pontificia Universidad Javeriana. Bogotá 2002.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *